Blog
Últimas noticias

Digitalización vs transformación digital

08 · 10 · 2020

¿Hay diferencias cuando se habla de digitalización y transformación digital, o es lo mismo?

Con el 2020, el confinamiento y sobre todo con la llegada de la pandemia por el coronavirus, comenzó a tomar auge en todas las redes sociales y debates televisivos cuestiones ligadas al proceso de transformación digital, un tema que los ejecutivos en su mayoría habían encajonado durante mucho tiempo, o bien no habían logrado tener éxito en su implantación.

Sin embargo, en la mayoría de esos mensajes y debates se confundió con mucha naturalidad lo que es la transformación digital con la digitalización. Muchas personas los confunden entre sí, pero no es tan difícil aprender y entender las diferencias, por lo que trataremos de explicarlo con palabras y ejemplos sencillos.

Para empezar, de por si hay 2 tipos de digitalización. Uno de ellos se refiere al proceso de conversión de información de un formato físico a digital, es decir, significa convertir algo no digital en una representación digital para ser utilizado por los sistemas informáticos y automatizar procesos o flujos de trabajo. Esta digitalización permite crear valor empresarial, que necesita datos. Ayuda a sentar las bases para los casos de uso empresarial que aprovechan los datos. Como ejemplo de ello, tenemos de épocas antiguas.

  • Escanear un documento en papel y guardarlo en el disco duro del ordenador como un documento digital, como PDF.
  • Pasar de notas en papel a escribirlas en una hoja de cálculo de Excel.
  • Convertir de casetes VHS analógicos a discos CD, DVD o Blu-Ray que contienen datos digitales.

AL mismo tiempo, hay otro tipo de digitalización que explica el proceso de aprovechamiento de la digitalización para mejorar los procesos empresariales. La digitalización aquí significa hacer que la información digitalizada funcione para usted. Este término se refiere al uso de tecnologías y datos digitales para crear ingresos, mejorar el negocio y crear una cultura digital donde la información digital es el núcleo. Convierte los procesos en más eficientes, productivos y rentables. Como ejemplo de ello tenemos:

  • Cargar un documento PDF desde el disco duro de un ordenador a la nube y compartirlo con muchas personas para analizar los datos;
  • Convertir una hoja de cálculo de Excel en una hoja de cálculo de Excel Online almacenada en la nube. La plataforma proporciona un entorno estructurado donde los documentos se pueden compartir entre varios usuarios. Aun así, una hoja de cálculo de Online en sí requiere la interacción humana para mantenerla actualizada.
  • Carga de películas digitales desde discos CD, DVD o Blu-Ray a servicios en línea. La gente puede descargarlos o alquilarlos.

En resumen, esos 2 tipos de digitalización están estrechamente asociadas. A menudo se utilizan indistintamente, pero como se ve, son dos cosas diferentes.

Por otro lado, la transformación digital es transformar actividades, procesos, productos y modelos empresariales para aprovechar plenamente las oportunidades de las tecnologías digitales. El objetivo principal es mejorar la eficiencia, gestionar el riesgo o descubrir nuevas oportunidades de monetización. La transformación digital está haciendo las cosas de una manera nueva (digital).

Como ejemplo de ello, tenemos:

  • Leer los datos de un PDF en línea o mover los datos de una hoja de cálculo a una aplicación o sistema que analizará los datos como PowerBI. El objetivo es proporcionarnos información para ofrecer nuevos productos o mejorar el servicio al cliente. Este proceso no necesita mucha interacción humana porque está automatizado. Como resultado, mejora la eficiencia, reduce los costos y puede conducir a un aumento de las ventas.
  • Transmisión de películas en línea. Recopilar datos de los clientes para analizarlos, preparar recomendaciones, ofertas y anuncios individuales.

En conclusión, mientras que los 2 primeros conceptos de digitalización están más relacionados con emplear tecnologías digitales para simplificar, mejorar y automatizar operaciones y procesos de negocio, la transformación digital implica un cambio muchos más profundo que se basa, en pocas palabras, en tres puntos: por un lado el uso de tecnologías, las habilidades técnicas y humanísticas que deben tener los colaboradores para realizar su trabajo con idoneidad; y, por último, que la organización en su conjunto cuente con una cultura digital por el cual concibe a los consumidores desde una óptica particular, y eso la lleve a reestructurar sus procesos y la manera en la cual la firma se organiza, entre otros factores. Y dado que se trata de un proceso complejo, pero que más temprano que tarde las organizaciones deben afrontar para no perder competitividad ni empatía con el mercado, la transformación digital continúa siendo uno de los principales retos a los que se enfrentan las empresas ya que, como se ve, no alcanza con tener a sus empleados teletrabajando ni con lanzar un website de ecommerce.

Para avanzar en este proceso de transformación digital la comunicación y la transparencia es fundamental, de la misma manera que lo es la capacitación, ya que las habilidades que antes eran imprescindibles muchas de ellas hoy han quedado obsoletas y es preciso desarrollar nuevas destrezas. Definitivamente, las organizaciones de todos los tamaños e industrias deben comenzar cuanto antes su proceso de transformación digital para cumplir con las expectativas de los consumidores, incrementar su productividad, elevar su rentabilidad y contar con talentos motivados. Para eso, ni el uso de tecnologías, las habilidades técnicas y humanísticas puede desatenderse y se requiere del compromiso de la organización en su conjunto ya que estamos no solo ante un cambio tecnológico y cultural, sino ante un nuevo paradigma al momento de hacer negocios.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestros próximos

Cursos

Sorry, nothing found.